Església Evangèlica
av. Mistral, nº 85-87
08015-Barcelona
Email:
tel.: 93 372 1632
El boletín de la iglesia
Estudios
Selección de sermones
Conferencias
Boletín evangelístico
Boletín Verdad Viva
Opinión
 

El origen de los Neoevangélicos

(más información en inglés haciendo clic en este vínculo)


Durante la última parte de los años 1800's, el fenómeno teológico que vino a ser llamado Modernismo o Liberalismo Teológico, empezó a ser prominente en Europa, especialmente en Alemania, y en los seminarios teológicos. (El Modernismo está al extremo izquierdo del espectro teológico)

Durante los años 1800's profesores religiosos no convertidos en Europa, especialmente en Alemania, empezaron a rechazar la doctrina Cristiana ortodoxa y fundamental. Ellos empezaron a decir: “La Biblia en realidad no es la Palabra de Dios. Es simplemente un registro de la progresión de ideas del hombre acerca de Dios.”

Ellos empezaron a decir cosas como: “La Biblia fue solo inspirada en el mismo sentido en que Shakespeare fue inspirado.” Ellos empezaron a decir: “Jesús fue un gran maestro, pero en realidad no era Dios, por lo menos Él no era mas Dios que todos nosotros somos dioses.”

Estos hombres también empezaron a negar la necesidad de la salvación personal por la regeneración del individuo, y dicen que el hombre tiene una chispa de divinidad en sí mismo, y que simplemente tiene que ser soplada hasta que produzca fuego y el hombre alcance su potencial.

Estos inconversos, maestros religiosos y profesores empezaron a negar doctrinas fundamentales de la Biblia, y ese movimiento llegó a ser conocido como el Modernismo, o el liberalismo religioso.

El Modernismo empezó a ser muy popular dentro de los líderes religiosos de Europa cerca de 1900. Se extendió mucho más fácil en Europa que en América porque muchos cristianos en Europa ya eran apóstatas cuando el Modernismo apareció. Muchas iglesias en Europa practicaban el bautismo de infantes como la entrada a la membresía de la iglesia, así que las iglesias en Europa estaban repletas de gente inconversa pues habían ganado su membresía por haber sido bautizados cuando eran bebés. Porque eran inconversos cuando el Modernismo entró, ellos estaban listos para eso y cayeron enseguida. No hubo una incursión tan rápida en América como en Europa, pero empezó a extenderse en América de cualquier forma. Mientras este rechazo de doctrina fundamental se empezó a extender en América, buenos líderes cristianos, quienes creían en la Biblia, y creían en los fundamentos de la fe, empezaron a oponerse al Modernismo, y esto resultó en lo que ahora conocemos como la Controversia de fundamentalistas y Modernistas.

El término de fundamentalistas empezó a ser frecuentemente usado como resultado de una serie de libros titulados Los Fundamentos , que fueron escritos por creyentes de la Biblia, hombres como R. A. Torrey, A. T. Pierson, y otros mas. Estos libros exponían las doctrinas fundamentales de la Biblia y también se oponían al error.

Estos hombres claramente decidieron, “Nosotros nos vamos a oponer al error, y nosotros vamos a estar firmes contra aquellos que nieguen los fundamentos de la Palabra de Dios.” Ellos empezaron a oponerse al Modernismo. No solo eso, sino que también empezaron a oponerse al Catolicismo, al Socialismo y al Comunismo.

Ellos se opusieron a los Testigos de Jehová, los Mormones, y todos los demás. Esta serie de libros, Los Fundamentos, fueron publicados entre 1910 y 1915, y con la ayuda de un hombre rico cristiano, fueron enviados a miles de obreros cristianos en los Estados Unidos y a otros países. Estos libros fueron poderosamente usados por Dios ayudando a obreros cristianos para que fueran sanos en la fe. Mientras el Modernismo incrementó en popularidad, a través de los años en América, las denominaciones, escuelas teológicas y demás empezaron a moverse hacia sus ideas, filosofías y creencias.

Como resultado, muchos creyentes en la Biblia empezaron a separarse de sus viejas denominaciones y escuelas para empezar nuevos grupos cristianos, nuevas escuelas, y nuevas iglesias. Estos creyentes Bíblicos fueron conocidos como fundamentalistas o Evangélicos. Por favor entienda que, en esos tiempos, esos dos términos eran usados simultáneamente. Usted ahora tiene a la izquierda del espectro teológico a los Modernistas, quienes dicen, “Yo soy cristiano,” pero que niegan las doctrinas fundamentales. A lo mejor él niega que la Biblia sea la Palabra de Dios o que Jesús sea el Hijo de Dios. Por otro lado en el extremo derecho del espectro teológico, el fundamentalista, que también era llamado Evangélico en esos días. El término de fundamentalista se refería a alguien que creía en los fundamentos de la fe, y que se oponía al error.

El fundamentalista dice, “Yo creo que la Biblia es la Palabra de Dios, yo creo que Jesús es el Hijo de Dios, yo creo en los fundamentos, y voy a separarme de la gente que se opone y niega estas doctrinas fundamentales.” Durante los años de 1920's y 1930's, usted tenía básicamente esos dos grupos. Pero a finales de los años 1940's y principios de los años 1950's, otro grupo apareció y se puso entre los primeros dos. Ese tercer grupo es lo que ahora conocemos como los neoevangélicos. El término de neoevangélicos empezó a ser usado frecuentemente porque en 1948, un predicador llamado Harold Ockenga, lo usó durante un discurso de graduación en el Seminario Fuller en Pasadena, California. Él se paró y dijo, “Lo que nosotros necesitamos es una nueva marca de Evangélicos.” Él la llamó neoevangélicos.

En este discurso de graduación, él afirmó la posición de la doctrina del Fundamentalismo, pero el repudió la práctica y la separación del Fundamentalismo. En otras palabras, él dijo básicamente que: “Sí, necesitamos creer en los fundamentos de la fe. Sí, necesitamos creer que la Biblia es la Palabra de Dios. Sí, necesitamos creer que Jesús es el Hijo de Dios. Necesitamos creer en la expiación de la sangre, y en la resurrección corporal, y en la salvación por gracia. Necesitamos creer en todas estas doctrinas que los fundamentalistas creen. Pero por otro lado, necesitamos dejar de oponernos a los Modernistas. Necesitamos estar de acuerdo con la posición doctrinal del fundamentalista, pero necesitamos también dejar de ser tan duros con los Modernistas. Necesitamos no oponernos más y separarnos de los Modernistas, quienes rechazan estas doctrinas fundamentales.”

De ese tiempo hasta nuestros días, los neoevangélicos han tenido mucha influencia en ciertos sectores del Cristianismo Evangélico proclives al ecumenismo y al relativismo de las Sagradas Escrituras.