Església Evangèlica
av. Mistral, nº 85-87
08015-Barcelona
Email:
tel.: 93 372 1632
El boletín de la iglesia
Estudios
Selección de sermones
Conferencias
Boletín evangelístico
Boletín Verdad Viva
Opinión
 

Engañadores espirituales

adaptado de un artículo de Rick Miesel
Rick Miesel es el editor del Biblical Discernment Ministries de Valparaiso, Indiana


Los modernos Balaames


Balaam era adivino (uno que usaba augurios para determinar la voluntad de Dios) y agorero (poseedor de poderes que no venían de Dios), practicaba lo que expone la Palabra en el libro de Deuteronomio 18: 10-12.

Pero, en apariencia, Balaam aparentaba ser un hombre de Dios, un profeta genuino.

  • Su "hablar con Dios", testificaba que era un profeta (Números 22:8,13,34,38; 23:12,28; 24:13);
  • Dios estaba hablando por él y a través de él (Números 22:9,12,20,32-35 y 23:4,5,16,18-24);
  • Balaam parecía adorar a Dios en espíritu y verdad (Números 22:31);
  • aún bendijo al pueblo de Dios (Números 23:5,7-10,18-24 y   24:2-9,15-19).

Hay varios ejemplos en la Biblia, donde Dios aparece a gente pagana y se les revela. Por ejemplo:

    • Abimelec por medio de sueños (Génesis 20:6,7)
    • Faraón (Génesis 41:25)
    • Nabucodonosor antes de su conversión (Daniel 2,4)
    • la esposa de Pilato en un sueño (Mateo 27:19)
    • Saúl (1 Samuel 19:23,24)
    • Caifás (Juan 11:51,52)

Por lo tanto, sólo porque una persona parece tener grandes poderes o una gran multitud de seguidores, o que Dios le "usa", no significa que la persona sea un "profeta" genuino.

Ni siquiera significa que sea un creyente en Cristo Jesús. La persona puede ser un pagano, un falso profeta, un fraudulento espiritual, al que Dios, para cumplir Sus propósitos,   pueda usar.

Los falsos guías   espirituales son capaces de citar la Palabra de Dios, pueden ser verdaderamente piadosos y aún así ser totalmente perversos.

El que Dios hable a través de un falso profeta, no significa que este sea un creyente, así como tampoco el asno que transportaba a   Balaam era creyente; a pesar de que Dios habló a través de él (Números 22:21-30).

Lo principal radica en que debemos examinar el fruto doctrinal del maestro o predicador. Si su doctrina es impura, debemos evitarlo (Romanos 16:17; 2 Juan 10,11), aún cuando el contenido de sus palabras nos suene a gloria. Debemos examinar el fruto de su doctrina.

Los "adivinos" y "agoreros", no pueden ser hijos de Dios. A pesar de que hoy en día tenemos sectores de la iglesia de Cristo que tolera a los Balaames, argumentando: "Éllos dicen cosas buenas, usan la Biblia". - Y es cierto, pero su doctrina les descubre. ¡Son falsos profetas, corrompiendo y destruyendo las iglesias por dentro!

El asunto no radica en el hecho de que haya buenas palabras o buenas intenciones en sus enseñanzas. Lo grave es su enseñanza doctrinal errónea , de la cual la Biblia nos manda separarnos. Por esto, debemos detectar a estos falsos profetas y apartarnos de ellos.

En este tiempo en que se habla tanto del ecumenismo y de la necesidad de adaptar la Palabra de Dios a las realidades sociales actuales, hay significados falsos guías o profetas entre nosotros que no hacen distinción entre lo que es correcto y lo equivocado a la luz de la Palabra de Dios y cuyas energías se centran en fomentar la unidad hecha por el hombre, mientras ridiculizan la doctrina.

Su propósito es apelar a los corazones de las masas, mientras rechazan la Verdad de Dios.

La unión por motivo de que pueda haber puntos en común con ellos, nunca puede ser más importante que nuestra obligación de mantenernos fieles a la Verdad   y de apartarnos del error.

Los creyentes necesitamos usar las armas de la Verdad que Dios nos ha dado, para que podamos identificar y tratar con cada fraude Balaamita en las áreas espirituales que afectan a nuestra vida.

Conviene identificar cada uno de estos fraudes. Pueden ser vistos a nuestro alrededor en algunos círculos   que se definen como cristianos.

Debemos identificar   a estas personas malignas y evitarlas.

Aprendamos la lección que a Israel le costó aprender tan duramente, debido a la errónea influencia de Balaam, y de sus métodos sin escrúpulos, (Números. 31:16).